Literatura sin ligerezas

 

"De música ligera...", la novela de Aixa de la Cruz

Los años 90 supusieron el clímax de la cultura musical cervecera. Es así. Hay verdades que pesan como una litrona en un festival punk. Otra cosa es que un lector desprevenido se tope con De música ligera y se espere tal afirmación de una autora nacida en el 88. Si el lector, además de desprevenido, es imprudente, aventurará que ciertas visiones de la moda y la música -y todo lo que han parido al combinarse- sólo pueden ser juzgadas con la perspectiva del tiempo y de la edad, o de las gafas para la vista cansada. A ese lector le adelantamos el siguiente fragmento: “Por eso Chopin era importante dentro de los planes de Clara. Tal vez algún día, en vez de sentirse nostálgico, podría describirse como el Nocturno número 3. Y sus crisis nerviosas serían una especie de Tempestad, sonata número 17 de Beethoven”. Un dato al margen de la calidad literaria: Aixa de la Cruz entiende la música y además la usa.

En esta novela, la música es algo más que una simple herramienta. De música ligera retrata la diferente percepción musical de dos generaciones a través de sendos personajes: un profesor de piano con dificultades para comunicarse verbalmente y una joven española del montón que acaba de firmar una hipoteca con un rockero trasnochado. La novela transcurre alrededor de unas copas y la conversación entre ambos, alternándose el pasado de cada uno en una estructura medida al milímetro. Por el camino, el lector se encontrará con historias sobre melómanos, entrevistas y hasta con artículos de neurología que (afortunadamente) nada tienen que ver con la visión “postmodernilla” de lo que últimamente se entiende por novela. Aquí, todos estos elementos reflejan una visión mucho más amplia del conocimiento: el que no hace distinciones. Además, una serie de oportunas injerencias autorales, diseminadas por el libro, ayudan a redireccionar al lector cuando así se precisa sin dañar el estilo compacto y reposado de la autora, afortunadamente alejado de la densidad que habría convertido la “música ligera” en una incoherencia.

Los aciertos de la novela, que son muchos y muy buenos, están relacionados con esa observación precisa que, revestida de cierta verguenza, provoca una sonrisa pícara en la cara: “Julia se acerca a la barra y charla con el camarero. Ha aprendido a tratarlos con familiaridad, como si hubiera una figura universal del barman y en todos los bares a todas las horas estuviera el mismo.” Hay también cierta mala leche refrescante y negrísima: un grupo musical llamado Tu Puta Jeta, un técnico de luces paralítico que gestiona clubs de fans y que es también el fotógrafo oficial del movimiento Rock Radical Vasco, cirrosis que parecen embarazos, etc. Y a pesar de todo, al terminar De música ligera es inevitable preguntarse algo: ¿Tiene sentido escribir un libro basado en una cultura popular abocada a un olvido progresivo? La respuesta, en esta ocasión, viene dada por la vuelta de tuerca de la autora. Y es que la obra se sostiene por sí sola porque, en el fondo, habla de conceptos universales, ilustrados por ese curioso submundo donde, como en todos, la música se filtra por cualquier ranura. La novela funciona, así, al leerse como retrato de una gente y de una época: ésta época. Y esto es, ni más ni menos, la única forma de hablar con objetividad de una corriente que da lugar a tantos comportamientos impostados: la forma de Aixa de la Cruz, quien tiene la cercanía necesaria para evitar relatos nostálgicos que transformen el pasado en un inverosímil cuadro romántico, o en una canción aprendida de memoria.

Esta crítica se publicó en la revista Ámbito Cultural de El Corte Inglés.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: